Visión

En el año 2027, la Universidad de San Buenaventura será reconocida por la formación humanística y científica, los procesos de investigación, el emprendimiento, la pertinencia de los programas, las buenas prácticas de gestión y su contribución a la transformación social.

En la visión nos comprometemos, a partir de nuestra filosofía humanista franciscana, a lograr la transformación de la sociedad, gracias al esfuerzo que hacemos en procesos académicos y administrativos. 

Estudiantes construyendo un robot

Tres aspectos esenciales enmarcan la visión que proyectó la Universidad en los años a venir:

formación humanista

Que se explicitó en la misión y que de nuevo será referente de primer orden en los tres primeros principios generales institucionales. Incluir este referente en la misión, visión y principios define bien la identidad que acompaña a la Universidad como IES franciscana.

formación CIENTÍFICA

Que se concentra en reconocer la labor y la oferta académica como elementos clave para avanzar en la formación de profesionales quienes se caracterizan, además de su formación humana, por su capacidad de aportar al mundo desde los saberes, la investigación, la creatividad y la innovación, esta última fortalecida por el reconocimiento del emprendimiento como otro de los núcleos de formación y de desarrollo de nuestra comunidad. Todo lo anterior, en clave de relacionamiento con el medio externo.

Transformación social

En tercer lugar, la visión está enmarcada en lo que denominamos la contribución a la transformación social, tarea que además se enunció en la misión y en el cuarto y quinto principios generales.
Foto de la sede de la Universidad de San Buenaventura en Cartagena

Una de las apuestas significativas de la Universidad de San Buenaventura será su interacción con la sociedad y las culturas que la circunscriben. Este aspecto que identificamos en la evaluación anterior como un aspecto a mejorar, ahora se convierte en un principio que acompañará y orientará acciones concretas en la Institución. Incluso, hay que decirlo con claridad, la transformación de la sociedad responde también al espíritu fundacional de la comunidad franciscana y la de la misma Universidad. San Francisco de Asís nos dejó como tarea relacionarnos con los demás. En términos franciscanos el mundo es el convento. Esto traducido a la academia es un reto y objetivo esenciales; como Universidad de inspiración franciscana debemos contribuir a la transformación del entorno.

¿Cómo lograr esta tarea? Los demás elementos que acompañan la visión nos dan cuenta de una formación que debe estar volcada completamente a estos dos polos. Así, una formación científica y humanista que en sus procesos investigativos y en su oferta de programas pertinentes promueva en los estudiantes el emprendimiento, concretiza claramente el objetivo e ideal de transformar la sociedad aportando ese sello de humanismo.

Sin duda, en estos años de reflexión en torno a la calidad, la Universidad y la academia colombiana comprendimos que nuestros egresados deben tener muy claras las competencias disciplinares que les permitirán ser excelentes profesionales, pero, a la vez, hombres y mujeres que también lleven a la sociedad competencias “blandas”, tan necesarias como las disciplinares. Competencias que les ayuden a lo largo del desarrollo de su profesión a ser hombres y mujeres íntegros y éticamente responsables. Esta es la promesa de valor y el sello identitario de la formación de la Universidad de San Buenaventura que la distingue en el amplio espectro de la educación superior en Colombia y en el mundo.